Filosofía del Judo

By | 13/05/2013

Cuando se habla de Judo, deben tenerse en cuenta algunos antecedentes y conceptos que han contribuido a la formación de la filosofía del mismo, volviéndolo más que una disciplina, un estilo de vida para quiénes se toman más en serio su práctica como un camino para alcanzar la armonía perfecta, entre el estado mental y el corporal.filosofía del judo

Los orígenes de esta forma de pensamiento se remontan a la infancia de su creador, Jigoro Kano, quién se había caracterizado por ser un niño de constitución frágil, que buscaba buscar una aprender a denotar fortaleza física sin necesidad de contar con armas o apariencias físicas.

Fue así como Kano se instruyó en el aprendizaje del Ju-jitsu, una disciplina que le serviría para sentar las bases del Judo y que se caracterizaba por tener una perspectiva de vida, que aseguraba en que para llevar un modo ejemplar en las acciones que hacíamos ante los demás, había que preocuparse por alcanzar la perfección espiritual.

Más tarde, al abrir su primera escuela de Judo, Kano se basaría en este concepto para formalizar un arte marcial, que contribuyera a enseñarle a sus apréndices como defenderse sin caer en la vanidad o la corrupción a causa del mismo hecho.

Si nos remontamos a la etimología de la palabra Judo, nos encontraremos con el significado de sus componentes principales, que logran definir a la actividad en sí. Por un lado tenemos la sílaba Ju, que se utiliza para denominar a las cosas flexibles, mientras que por el otro está Do, el cual se puede traducir como sendero o camino.

De esta manera, se ha conocido al Judo como el “camino de la flexibilidad”, debido a que una de sus principales objetivos, es el de obtener consecuencias de gran impacto por medio de acciones más pequeñas. Está sigue siendo una de las reglas fundamentales de muchas escuelas hasta el día de hoy.